Razones para invertir

http://www.inviertaencolombia.com.co/

El grado de inversión se traduce en que tanto la nación como las empresas colombianas podrán acceder a financiamiento a menor costo.

La firma otorgó grado de inversión al país. Por llegada de dólares, Minhacienda no descarta medidas

Si bien se daba por hecho que en cualquier momento otra calificadora iba a aumentarle la nota a Colombia, la realidad es que pocos esperaban que el país terminara el primer semestre de este año con grado de inversión por parte de al menos dos evaluadoras.

Siguiendo los pasos de Standard & Poor’s, que en marzo pasado le aumentó la nota a Colombia, ayer la firma calificadora Moody’s hizo lo propio, y con ello el país pasó de ser Ba1 a Baa3 (con perspectiva estable), el mínimo necesario en la escala de las calificaciones para quedar con grado de inversión.

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, dijo que “esto nos ubica en una posición muy ventajosa. Es una ratificación de que la política económica que estamos adelantando es seria, responsable y que tiene muy en cuenta el largo plazo”.

Entre tanto, el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, manifestó que una vez el Congreso de la República apruebe las reformas fiscales que están en trámite, seguramente Fitch también subirá la calificación.

Con esto, Colombia ahora sí entró en el selecto grupo de países que son destino de importantes fondos internacionales, que tienen la obligación de colocar los recursos en donde haya grado de inversión. Pese a que el país lo tiene desde el pasado 16 de marzo, la realidad es que en muchos fondos se exige que dicho aval provenga al menos de dos calificadoras.

Justamente, un informe de Skandia señala que ahora se facilita que el país sea incluido en los índices internacionales que incluyen a quienes tienen grado de inversión.

Un informe de la firma comisionista de bolsa Correval asegura que si bien no es fácil de cuantificar el efecto de la calificación en la medida en que muchos inversionistas ya lo han descontado desde hace varios meses, “es de esperar, en todo caso, que en el mediano plazo los activos denominados en moneda local (particularmente TES) y el peso colombiano, registren mayores presiones hacia la valorización”.

En ese sentido, no sorprende que continúe la revaluación, al punto que el precio del dólar podría caer a niveles cercanos a los 1.750 pesos, lo cual seguramente conduciría a tomar algún tipo de medidas cambiarias.

Sobre esto, Echeverry dijo: “no descarto nada, yo he dicho que tengo un umbral de dolor y que cuando lo sienta iremos tomando más medidas. Lo que buscamos es una tasa de cambio competitiva para los exportadores”.

Pendientes de Fitch Ratings

La única calificadora que falta por aumentar la nota de Colombia a grado de inversión es Fitch Ratings. Si bien la perspectiva es positiva desde octubre pasado, recientemente uno de los analistas de la firma, Erich Arispe, dijo a ‘Bloomberg’ que está a la espera de que el Congreso colombiano apruebe los proyectos de regla fiscal y el ajuste las regalías, pues serán elementos a tener en cuenta ya que “nos da una mayor claridad sobre cómo serán las finanzas fiscales”, dijo.

Las razones del alza en la calificación

Resistencia: Según Moody’s, Colombia demostró habilidad para lidiar con choques internos y externos, lo cual se vio reflejado en el desempeño económico y financiero de los últimos años.

Estabilidad: A juicio de la calificadora, el país tiene un marco institucional fuerte, de tal manera que puede hacer frente al incremento en los ingresos causado por los precios de los ‘commodities’.

‘Buena paga’: Tal y como lo han destacado otras calificadoras, Moody’s dice que Colombia tiene un historial limpio en cuanto al pago de sus obligaciones.

Deuda: Moody’s dice que el nivel de deuda pública cayó 10 puntos como proporción del PIB entre 2003 y 2007 y se estabilizó en el 37 por ciento desde la crisis, como ocurre en países bien calificados.

Seguridad: Las preocupaciones en este frente han sido una constante y aunque no han desaparecido, se ha visto una reducción en las amenazas, lo cual se traduce en mejoras en inversión y crecimiento.

Reformas: Moody’s dice que en su primer año, la administración actual viene impulsando unas reformas de gran importancia, como la regla fiscal.

 

inversion extranjera directa colombia 2008

inversion extranjera directa en colombia 2009

inversion extranjera directa en colombia 2010

inversion extranjera directa en colombia 2011

 Grupo de los CIVETS 

Rodrigo Botero Montoya

Ha empezado a circular entre los inversionistas internacionales la expresión CIVETS para describir a un grupo de naciones emergentes con perspectivas de crecimiento favorables en la próxima década. El grupo incluye a dos países africanos, Egipto y Sudáfrica; dos países asiáticos, Indonesia y Vietnam; un país puente entre Europa y Asia, Turquía; y un país latinoamericano, Colombia.

La palabra civet, en inglés, describe a un pequeño felino cuyo hábitat es el África central. Pero Michael Geoghegan, presidente de HSBC, un banco con amplia experiencia en países emergentes, la utilizó en una reunión con empresarios en Hong Kong para describir a los próximos candidatos a contribuir al crecimiento de la economía mundial, tal como lo están haciendo los BRIC, Brasil, Rusia, India y China. En su opinión, los miembros de este grupo tienen economías diversificadas y dinámicas, poblaciones jóvenes y numerosas, así como una relativa estabilidad política. ‘Aquellas empresas que tengan ambiciones globales, deben actuar desde ahora con relación a estos mercados. En el mundo actual, no se puede esperar a que lleguen los negocios. Es necesario acudir a buscarlos.’

Está por verse si los vaticinios para el comportamiento previsible de los CIVETS se hacen realidad. Lo que demuestra el surgimiento del término es que la comunidad financiera internacional es consciente de la existencia de clasificaciones más selectivas de los países en vía de desarrollo que expresiones tales como Tercer Mundo o Grupo de los 77. Aunque el nombre escogido para describir a naciones diferentes no modifica su verdadero potencial, debe reconocerse que tiene una connotación positiva.

Es desafortunado, a la vez que injusto, que, al señalar algunas vulnerabilidades comunes a naciones periféricas europeas, se hubiera acuñado el término PIGS (cerdos, en inglés), para cobijar a Portugal, Irlanda, Grecia y España. La reacción de los mercados a raíz del colapso financiero de Grecia sugiere que, de manera poco reflexiva, se les extendió a los otros miembros del grupo una percepción alarmista e inmerecida.

Un primer interrogante que surge acerca de la composición del grupo de los CIVETS es: ¿Por qué aparece Colombia por América Latina en vez de Argentina, un país con una tasa de urbanización más alta y un PIB mayor? En parte, se debe a lo que Domingo Cavallo denomina la auto-marginación de la nación austral, tanto en lo que respecta a su política exterior, como al tratamiento acordado a los tenedores de su deuda soberana. Además, la forma como Néstor y Cristina Kirchner han atropellado al banco central y su escandalosa manipulación de las estadísticas oficiales, ha erosionado la confianza externa en los fundamentos institucionales de la economía argentina.

Indonesia y Vietnam se benefician del dinamismo asiático. Egipto, Turquía y Sudáfrica son potencias regionales. En lo que concierne a Colombia, conviene tener presente el esfuerzo colectivo que se requiere para hacer efectivas las expectativas que se anuncian para los CIVETS. Va a ser necesario demostrar lucidez y perseverancia para implementar las reformas económicas y sociales que exige la modernidad. Queda un largo trecho por recorrer para lograr una sociedad más equitativa y más próspera.

Ante todo, debe evitarse cualquier asomo de triunfalismo o de presunción. Los dioses de la mitología griega castigaban el hybris , la prepotencia arrogante, con el nemesis , la retribución. Parafraseando lo que afirmaba Winston Churchill acerca del dirigente laboral Clement Attlee, a Colombia le conviene mantener una actitud modesta, porque tiene amplios motivos para la modestia. Estamos todavía distantes de los llamados tigres asiáticos. No obstante, y sin pretender exagerar su significado, resulta satisfactorio constatar que ya hemos ascendido a la categoría de gatos de monte.


Deja un comentario